martes, 13 de noviembre de 2012

Desinhibiéndonos con el dibujo

 8 de noviembre

En esta sesión me he enfrentado a mi miedo e inseguridad a dibujar. Es cierto que desde pequeña (10 años o así) ya tenía claro que no sabía dibujar, un don que no me había sido dado, tal vez. Comparaba mis dibujos con los de mis compañeras, y ellas si que tenían estilo con el lápiz, dibujos muy redondos, colores muy combinados... y yo no lo hacía tan bien. Quizá, como apuntó Ángel, en algún momento alguien me corrigió, me regañó o me mostró unos ideales de dibujo que yo no alcancé... quizá mi criterio me infravaloró... lo cierto es que dibujar, fue perdiendo su atractivo para mi. Y enfrentarme a un folio en blanco para hacer un dibujo es una batalla que no suele terminar con grandes resultados. El caso es que en esta sesión de arte, Ángel nos colocó las alas y nos empujó al precipicio del dibujo, y sin darnos cuenta...Supimos volar.



Primero, experimentamos la sensación de dibujar con los ojos cerrados un cuerpo masculino desnudo. 








Segundo, Ángel nos describió un paisaje que más
 tarde cada una plasmó en su papel. 








 Tercero, dibujamos nuestra mano, sin calcarla.
 Cuarto, pintamos un árbol con nuestros dedos tiznados de tinta.

Y quinto, en fila de cinco fuimos dibujando lo que nuestros ojos veían en el papel de nuestra compañera de la derecha a través de un espejo. Además, la música seleccionada por el profesor nos acompañó en esta actividad, dando fuerza, tranquilidad, y ritmo a cada uno de los dibujos que fuimos realizando. Por último, Ángel nos puso una pieza musical (En un mercado Persa- Ketelbey) y nos contó un cuento. El final, el deseo de una princesa, que tiene de todo. Y eso es lo que nosotros tendremos que dibujar para la sesión del jueves 15 de noviembre

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada